Web modernismo 98 y 14

logo_zuloaga
E-mail


marquina_firma El olvidado artífice del teatro en verso

 

 

marquina_alf1Eduardo Marquina. Foto: Alfonso.Barcelona 1879 - Nueva York 1946

Eduardo Marquina nace en Barcelona el 21 de enero de 1879.
Su familia, de ascendencia aragonesa, encuentra rápido acomodo en la pequeña burguesía catalana y se afinca en el barrio del Borne.
Estudia en el colegio jesuita de Sarriá. El fallecimiento de sus padres, siendo él adolescente, le empuja a tomar las riendas de la familia.
Simultaneó las carreras de Derecho y Filosofía y Letras, sin lograr terminar ninguna de ambas al combinarlas con el trabajo en una casa comercial.

En 1900 comenzará su epistolario con el escritor Juan Valera, futuro valedor de su obra.
Envalentonado, y con la decisión de abrirse camino en la literatura, viaja al efervecente Madrid de principios de siglo donde vivirá la bohemia y conocerá, entre otros, a Valle-Inclán, Pío Baroja, José Echegaray, Joaquín Dicenta. Azorín, incluso, escribirá sobre su obra en el semanario Madrid Cómico.
Sin embargo, a los pocos meses vuelve a Barcelona con un sentimiento de fracaso al no concretizar sus aspiraciones.
Con mayor decisión y mejor suerte emprende un nuevo viaje a Madrid en 1901 donde entabla amistades, decisivas para su futuro artístico, con Pérez Galdós y con el compositor Ruperto Chapí.
Arropado por el escritor canario ante una tibia acogida de público, asistirá en 1902 a su primer estreno, El pastor, drama empapado del anarquismo y agitación reflejo de la sociedad del momento.

En junio de 1903 se casa con Mercedes Pichot, en Barcelona. El matrimonio tendrá un hijo, Luis Marquina, el futuro cineasta.

Mantiene contactos literarios con buena parte de la generación del 98: Unamuno, los Baroja, Maeztu pero también con el modernista Amado Nervo, el compositor Amadeo Vives y el pintor Ignacio Zuloaga.

En esta época trabaja como corresponsal del diario republicano España nueva, que llegará a dirigir. Colabora puntualmente en El Imparcial, donde redacta artículos políticos en los que mantiene su posición nacional frente al catalanismo separatista. Sin embargo, le preocupaba que el trabajo periodístico mermara su capacidad literaria y afirmará: "La lira metida entre las rotativas se me astillará". Así, orienta su labor hacia las letras; claro ejemplo de ello es la sección de "Canciones del momento" en el Heraldo de Madrid.
hijas_cid_estrenoDe izqda a dcha. María Cancio, María Guerrero, Fernando Díaz de Mendoza y Catalina Bárcena en el estreno de En 1905 da comienzo al teatro en verso tan característico de su producción, aunque no conoce el éxito en las tablas del teatro hasta 1908 con Las hijas del Cid.

Publica en estos años varios poemarios, Vendimión, Canciones del momento, alguna novela, Almas anónimas, pero el constante favor del público en el estreno de sus dramas, como ocurrió en 1910, con la obra
En Flandes se ha puesto el sol, en 1910, le llevará a cultivar con preferencia el teatro.

En 1916, previendo el agotamiento del teatro en verso histórico marcha a Iberoamérica en una larga gira anual con la compañía de los actores María Guerrero y Fernando Díaz de Mendoza.

con_su_hijoCon su hijo Luis en un hotel en Caracas, Venezuela, en 1917.Se embarca en compañia de su esposa e hijo.
Pronuncia conferencias y asiste a los estrenos de sus obras, recorriendo Uruguay, Argentina, Perú, Panamá, Venezuela, Puerto Rico y Cuba. Las representaciones de Ébora y después de El pavo real tuvieron buena crítica y fueron muy bien acogidos por el público. 
El contacto con estas tierras dará rienda suelta a su auténtica alma de poeta en textos como las Poesías gauchas o Recogimiento
De vuelta en España, retoma el teatro, combinando ahora los dramas en verso con obras en prosa y de corte contemporáneo durante los años veinte. Comienzan a sucederse los éxitos teatrales y los homenajes.

Con motivo de las bodas de plata del rey Alfonso XIII recibe el encargo del monarca de redactar la letra oficial del himno nacional español.

Para dar prestigio a la cabecera del periódico Más se le contrató en 1930 como subdirector.

Gracias también a su popularidad como dramaturgo, aún creciente, fue elegido miembro de la Real Academia de la Lengua Española en 1931 y poco después Presidente de la Sociedad de Autores Españoles.

Con el inicio de la Guerra Civil marcha a Francia con pasaporte falso y acepta la invitación de Lola Membrives para realizar una extensa gira por toda América Latina. Desde allí apoyará al lado nacional en comunicados, entrevistas y conferencias.

marquina_mayorVuelve a España en 1938 donde escribe poemas de exaltación franquista.
Académico de la Real Academia Española desde hacía años, toma posesión con un discurso sobre la figura de Lope de Vega.
En 1943 tras su último gran éxito dramático con María la Viuda se celebra un banquete en su homenaje en el hotel Ritz de Madrid.
En junio de 1946 preside la misión extraordinaria española en la toma de posesión del nuevo presidente de Colombia, Alberto Lleras.

Impartió conferencias en distintos países iberoamericanos y, en el camino de vuelta a España, un ataque al corazón pone fin a su vida en Nueva York el 21 de noviembre.