Web modernismo 98 y 14

logo_zuloaga
E-mail

firma_dors El pensador de las formas puras


1eugenio_dorsBarcelona, 1881 - Vilanova i la Geltrú, 1954

Eugenio d´Ors nace en 1881 en Port del Ángel, lugar de nombre premonitorio para su biografía, en pleno centro de Barcelona.
Su padre, José Ors y Rosal, abogado, era natural de Sabadell y su madre, Celia Rovira, había nacido en Manzanillo (Cuba). En varias ocasiones el escritor haría público, con gran orgullo, su origen criollo.
Estudió Derecho, sin vocación para las leyes.
En 1912, ya una personalidad en el ambiente cultural catalán, se licencia en Filosofía, su verdadera inclinación, por la Universidad de Barcelona.
Desde muy joven frecuenta los ambientes bohemios de una ciudad en la que el modernismo vivía un momento de esplendor, con personalidades tan destacadas como Antoni Gaudí o el poeta Joan Maragall, con quien nuestro autor mantuvo relaciones de admiración y de rechazo.

Cuando d´Ors defina su visión de la cultura como Noucentisme, lo hará en polémica con los patrones que Maragall defendía para la poesía y el arte. Picasso no se había instalado aún en París y frecuentaba la tertulia de Els quatre gats, donde un jovencísimo d´Ors lo conocerá.

dors_1905_6Eugenio d´Ors, 1905-06.La biografía intelectual de Eugenio comienza con dos acontecimientos que van a condicionar su vida hasta 1919: el encuentro y posterior amistad con Prat de la Riba, presidente de la Mancomunidad de Cataluña, (el precedente de la actual Comunidad Autónoma), y la publicación, en 1906, de la primera entrada del Glosari en el diario La veu de Catalunya. Las primeras entregas las firmaría con el pseudónimo Octavi Romeu, pronto sustituido por el de Xenius, con el que pasará a la posteridad.

A un joven intelectual que en España no podía vivir sólo de la pluma no se le ofrecían más que dos caminos: la universidad o los cargos políticos.
D´Ors intentó el primero, presentándose a una cátedra de psicología en 1914; fue derrotado por un candidato mediocre, a pesar de contar con importantes apoyos como el de Ortega y Gasset, catedrático de metafísica de la Universidad Central (hoy Complutense) en aquel momento.
Su amistad con Prat de la Riba le abrió el camino de los cargos públicos. Desde 1911 fue secretario general del Institut d´Estudis Catalans, la institución más importante de la cultura de la Cataluña oficial y, en 1914, será nombrado director de Educación de la Mancomunidad.

Ningún biógrafo discute la capacidad de iniciativa, la convicción y el empuje con que d´Ors asumió sus cargos oficiales, si bien su carácter no le llevaba a ser muy convencional en sus formas. Creó, desde la nada, una gran red de bibliotecas, fundando al mismo tiempo una escuela de biblioteconomía para la formación del personal necesario. Muchos de sus colegas de la Mancomunidad opinaban que sería más útil destinar esos fondos a talleres de mecánica.

A a muerte de Prat de la Riba, en 1917, Puig i Cadalfach será el responsable de la Mancomunidad y d´Ors deja de ser el gestor privilegiado de la cultura catalana y comienza a tener serios problemas que culminarán en lo que, en expresión de Guillermo Díaz Plaja, se denomina "la defenestración de Eugenio d´Ors".

El ensayista tenía una extraordinaria viveza intelectual y un gusto ilimitado por la ironía, que no eran la mejor carta de presentación ante la comunidad política de su tiempo -se habló de mala administración y falta de control en el gasto de los dineros públicos-. Ningún biógrafo cree que d´Ors se aprovechara de los privilegios de su cargo pero sí que fue profundamente individualista y aristocrático en las formas.

D´Ors fue, poco a poco, perdiendo la posición de privilegio que mantenía en los medios del nacionalismo catalán. En 1920 tomó la decisión de trasladar el Glosari a la publicación El día gráfico, en donde seguiría apareciendo durante algo más de un año, aún en catalán pero pronto comienza a publicar en castellano: la primera edición del Glosari es de 1920 en versión castellana de A. Maseras y publicada por la célebre editorial Calleja bajo el título de Glosas. Páginas del glosario de Xènius (1906-1917).

conf_uni_montevideo_1921Pronunciando una conferencia en la Universidad de Montevideo (Uruguay), en 1921.buenos_aires_1921D´Ors en el Jardín Botánico de Buenos Aires, 1921.Poco después, y en el curso de su progresivo alejamiento del mundillo intelectual catalán, en cuyo centro había permanecido durante casi veinte años, abandona Barcelona.
Subraya simbólicamente el alejamiento, partiendo hacia La Argentina para impartir allá unas conferencias.

A comienzos de 1923 se instala en Madrid. Desde algunos meses antes había comenzado a publicarse un Nuevo glosario, escrito en castellano para las páginas de ABC. También se acogerían las glosas orsianas en El Debate y después de la guerra civil, en Arriba y La Vanguardia (de Barcelona).

jardin_botanicoLos "lugares" madrileños de d´Ors nos dan una idea del estilo y las preferencias de su vida en la capital del reino: el Museo del Prado, el Jardín Botánico, la Residencia de Estudiantes y la Revista de Occidente. Su interés por la pintura clásica española y europea ha quedado consagrado en el libro que, aún hoy, se lee con notable interés, Tres horas en el museo del Prado, en donde nuestro autor ordena sus preferencias estéticas, sobre las que venía escribiendo en su Glosari, fingiendo una visita en la que ha de mostrar los tesoros de la pinacoteca a un viajero con prisa. La Residencia de Estudiantes fue un lugar de acogida y proyección intelectual desde la primera conferencia que impartió en fecha tan temprana como 1914.

Ortega y Gasset que oficiaba por derecho propio como una especie de jefe de fila de la cultura madrileña le abrió las puertas de la Revista de Occidente, donde d´Ors publicó, como primer suplemento de la revista, el libro Mi salón de Otoño, museo imaginario en el que Xenius presentaba al lector la obra de los pintores que consideraba más representativos del momento.

Un acto cultural que refleja el clima intelectual que se vivía en el Madrid de entreguerras es el homenaje que hizo, junto con un grupo de intelectuales, al poeta francés Stephan Mallarmé, en conmemoración de los 25 años de su muerte. El acto consistió en cinco minutos de silencio que concelebraron los reunidos en un banco del Jardín Botánico y al que asistieron, entre otros, Ortega, Alfonso Reyes, José Moreno Villa y José Bergamín.

conmemorac_25Conmemoración de los 25 años de la muerte de Mallarmé. De izqda. a dcha. y de pié: Enrique Díez Canedo, José Bergamín, Antonio Marichalar, Alfonso Reyes y Mauricio Bacarisse; sentados: Eugenio d´Ors, José Moreno Villa y Ortega y Gasset. Jardín Botánico, Madrid, 11 de enero de 1923. Foto: José María Chacón. Fundación Ortega y Gasset, Madrid.

1927 fue un año importante para Eugenio d´Ors. Es nombrado miembro de la Academia de la Lengua en representación de las lenguas no oficiales, en su caso, por el catalán. Poco después partía hacia París para instalarse como funcionario de la Sociedad de Naciones. En la capital francesa le sorprendería, en julio de 1936, el golpe de Estado militar que daba comienzo a la guerra civil, que había de extenderse hasta abril de 1939.

Su relevancia intelectual y el posicionamiento político le facilitaron ocupar un lugar destacado en la cultura del nuevo estado. El más importante fue la fundación del Instituto de España, concebido como la unión de todas las academias de humanidades y del que fue secretario perpetuo hasta su muerte. Es importante destacar que, junto con su paisano José María Sert, tuvo un importante papel en la recuperación de los tesoros del Museo del Prado que la República había enviado a Ginebra y que estaban bajo custodia de las autoridades suizas.

En cualquier caso, sus ideales siempre con un punto de utopía espiritualista y de vuelta a un pasado "imperial", no iban a ser los más apreciados por los testaferros del régimen y poco a poco fue apartado de la primera línea de influencia cultural, quizá sin desagrado por su parte. Fueron años de viajes y conferencias por Europa y América, a donde regresó en dos ocasiones.

coimbraDoctor Honoris Causa, Coímbra (Portugal) 1938. (Imagen de la web de la Universidad de Navarra, realizada por Pía d´Ors).La Universidad de Coimbra, en el Portugal de la dictadura de Salazar, le concedió un doctorado Honoris causa y viajó, en numerosas ocasiones, a su admirada Italia a los congresos que se celebraban, entre ellos, el Congreso de Internacional de Filosofía que tuvo lugar, recién terminada la guerra, en 1946. También fue invitado a las prestigiosas Rencontres internationales de Ginebra, en donde tuvo ocasión de comprobar que sus posiciones católicas y eclécticas tenían menos acogida en un panorama intelectual cada vez más centrado en las grandes corrientes que dominarían las décadas venideras, fenomenología, positivismo, marxismo.

carnet_1953Foto de carnet, 1953. (Imagen de web: unav. Pía d´Ors).Regresó a Barcelona para pasar allí la última etapa de su vida, retomando la colaboración con un periódico catalán, aunque se editara en castellano, La Vanguardia. Comenzó a pasar muchas temporadas en la casa que mandó construir en Villanova e la Geltrú, residencia en la que falleció, en septiembre de 1954.

Victor d´Ors, arquitecto, proyectó un monumento en honor a su padre. La figura femenina es obra del escultor Cristino Mallo y el medallón, con el busto de perfil del escritor, de Federico Marés.

 

mto1Monumento a Eugenio d´Ors en el Paseo del Prado, Madrid, 1963.


"Todo pasa, una sola cosa te será contada y es tu obra bien hecha.
Noble es el que se exige y hombre, tan solo, quien cada día renueva su entusiasmo..."
(Texto de Aprendizaje y heroismo, de Eugenio d´Ors, grabado en la piedra.)