Web modernismo 98 y 14

logo_zuloaga
E-mail

"La renovación de la poesía vino de América" 

"Por 1890 la poesía española daba muestras de agotamiento o decadencia. Lo reconocieron en su día los propios protagonistas y lo ha señalado la crítica posterior. Se había llegado a un límite que era necesario superar, pero la renovación de produjo por caminos inesperados y no desde dentro de la literatura española si no desde fuera de ella". (Manuel Alvar)

Alegoria de la poesia por Santiago RusinolAlegoría de la poesía, 1895. Santiago Rusiñol

Dicho cambio de ciclo en la historia de la poesía española se debió a dos factores:
- La llegada de Rubén Darío a Madrid con su estilo modernista.
- El efecto emocional de la estrepitosa derrota de España en la Guerra de 1898 con los Estados Unidos.
La primera causa se asocia a la difusión en España del modernismo, en tanto que la segunda se vincula al surgimiento de la generación del 98.

La poesía hispanoamericana adquiere una importante notoriedad influencia internacional a partir de 1899, cuando Ruben Darío se vincula a la nueva generación de poetas españoles, influyendo poderosamente en aquellos que va conociendo en Madrid y París; juntos polemizaron y se leyeron textos en los "cafés literarios" y en instituciones culturales como El Ateneo, estableciendo fuertes vínculos de amistad y rivalidad.
La temática modernista incluía personajes mitológicos y épicos, así como la inspiración en bellas figuras evocadoras, como las aves y flores. El creador nicaragüense buscaba el halago sensorial mediante el empleo de un léxico exótico y a veces arcaizante, así como el empleo de figuras retóricas como la sinestesia, que contribuían a que prevaleciera la belleza de la redacción sobre el contenido de la comunicación. En el modernismo, el ambiente era más importante que el mensaje.

Otros hispanoamericanos que escribieron poesía modernista recalarían en Madrid después de Rubén Darío: Amado Nervo, Alfonso Reyes, Gabriela Mistral y César Vallejo fueron los más destacados entre los poetas modernistas hispanoamericanos que se asentaron en Madrid a comienzos del siglo XX.

Juan Ramón Jiménez (1881 - 1958), uno de los primeros españoles que fue influido por su estilo, describió de la siguiente manera el entendía  como un nuevo movimiento esencialmente estético:

"... lo que se llama modernismo no es cosa de escuela ni de forma, sino de actitud. Era el encuentro de nuevo con la belleza sepultada durante el siglo XIX por un tono general de poesía burguesa. Eso es el modernismo: un gran movimiento de entusiasmo y libertad hacia la belleza".

La poesia 1898 Alphonse MuchaLa Poesía, 1898. Alphonse Mucha

El modernismo poético - a menudo inspirado por estilizadas aves, bellas flores, mujeres delicadas - se asoció naturalmente a las artes plásticas, medio expresivo fundamental de este movimiento interdisciplinar internacional. Darío incluso llegó a incorporar colores a sus textos:

"El mar como un vasto cristal azogado
refleja la lámina de un cielo de zinc
lejanas bandadas de pájaros manchan
el fondo bruñido de pálido gris"

Entre los jóvenes escritores españoles seducidos por el estilo de Rubén Darío se encontraban el antes mencionado Juan Ramón Jiménez, Manuel Machado (1874 - 1947) y su hermano Antonio (1875 - 1939), Ramón del Valle - Inclán (1866 - 1936), Jacinto Benavente (1866 - 1854) y Azorín (1873 -1967), entre otros.
A partir de 1901, todos ellos colaborarán en la revista modernista Electra. Tres de ellos, Valle-Inclán, Antonio Machado y Azorín abandonarán esta literatura sensorial evolucionando hacia textos más ideológicos, incluyéndoseles en esta segunda fase en la generación del 98.

También hubo a quien no le gustó Rubén Darío; la oposición anti-modernista provino  de Miguel de Unamuno (1864 - 1936), que era considerado hasta entonces como el maestro de aquellos jóvenes literatos. Unamuno descalificó virulentamente a Darío, convirtiéndose en el adalid de la importancia del contenido, de las ideas subyacentes; en su opinión el modernismo iba a ser un fenómeno pasajero, pues era superficial, estaba vacío de ideas y sólo llamaban la atención sus formas innecesariamente relamidas:

"No te cuides en exceso del ropaje,
de escultor y no de sastre es tu tarea,
no te olvides de que nunca más hermosa
que desnuda está la idea".

El Unamuno poeta trató en una primera etapa de prescindir de la rima, aunque posteriormente volvería a ella. De clara intencionalidad reflexiva e ideológica, sus versos tratan de asuntos trascendentes para su autor, como el conflicto religioso, la patria y algo tan concreto como paisajes identificados, que asociaba a valores concretos:

"Salamanca, Salamanca, renaciente maravilla, académica palanca de mi visión de Castilla".

                    Tira comica 1898 Le RireTira Cómica de 1898

En paralelo, Antonio Machado mezcló la historia, la épica y el paisaje en rimas como las de Tierra de Alvargonzález:

"La hermosa tierra de España
adusta, fina y guerrera
Castilla, de largos ríos,
tiene un puñado de sierras
entre Soria y Burgos como
reductos de fortaleza,
como yelmos crestonados
y Urbión es una cimera".
 

Una época inigualabla de la poesía escrita en español, que porpiciaría el surgimiento de la Generación del 27.